Concha Hernández (IU) comparece mañana como testigo en el caso Nueva Condomina

el . Publicado en Murcia

Concepción Hernández, concejala de IU en el Ayuntamiento de Murcia entre 1995 y 2003, declarará mañana, a las 10 horas, en la Ciudad de la Justicia como testigo en el juicio por la operación 'Nueva Condomina', una pieza separada del caso Umbra de presunta corrupción urbanística, por la que el Fiscal Anticorrupción solicita diez años de inhabilitación al exalcalde popular Miguel Ángel Cámara por delito de prevaricación continuada.

 

La formación de izquierdas fue la única fuerza política que votó en contra de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el 2000, así como del convenio del Consistorio murciano con la empresa de Jesús Samper en 2001 y el plan parcial Nueva Condomina en 2003, al considerar que los tres proyectos eran "perjudiciales" y suponían un "abuso urbanístico" en la planificación del municipio.

En las actas de los Plenos municipales de aquellos años se puede comprobar que tanto Hernández como José Manuel López Albaladejo, también edil de IU entonces, denunciaron la pretensión de Cámara por convertir Murcia en un casino en el que todo estaba en venta y alertaban de las irregularidades que se estaban cometiendo en el proceso, como la falta de transparencia y participación, el ataque a la huerta y la apuesta por el urbanismo "a la carta" para la especulación urbanística.

“Declarar como suelo urbanizable más del 40 por ciento del municipio es la mayor agresión jamás cometida contra el municipio, con alevosía y premeditación”, denunciaba Hernández en el Pleno del 23 de junio de 2000, en el que se aprobó la revisión del PGOU con los únicos votos a favor del Partido Popular.

El convenio del Ayuntamiento con Sport Management And Project S.L. y el Real Murcia S.A.D., ambos propiedad de Samper, salió adelante el 31 de mayo de 2001 con los votos favorables de PP y PSOE. Durante el debate sobre ese asunto, Hernández advirtió de que se estaba aprobando un pelotazo urbanístico que favorecía al expresidente del Real Murcia.

En concreto, el convenio cedía a Jesús Samper una parcela libre de cargas para la construcción de un campo de golf que nunca llegó a edificarse, mientras que el equipo de fútbol se beneficiaría de la cesión del estadio por 50 años sin aval ni canon. El trato de favor a Samper supondría una pérdida de al menos 1.159 millones de pesetas (casi 7 millones de euros) para las arcas municipales.

Finalmente, el 27 de febrero de 2003, se llevó al Pleno el Plan Parcial de Ordenación “Nueva Condomina”, al que IU, como única fuerza de la Corporación, volvió a votar en contra. López Albaladejo denunció que con este Plan “lo único que se aprueba es favorecer una promotora privada”, Desarrollos Nueva Condomina, que iba a tener un aprovechamiento residencial del 41,14 por ciento del suelo.

Por su parte, el coordinador municipal de Izquierda Unida-Verdes y concejal de Cambiemos Murcia, Sergio Ramos, ha recordado que “IU se opuso en todo momento a los desmanes urbanísticos del Partido Popular, incluido el nuevo Plan General y los convenios de la zona Norte, que hoy están siendo objeto de proceso judicial".

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios