Por el deporte hacia Dios

el . Publicado en José Ignacio Tornel

La inusitada afición por el deporte del dueño de la UCAM (que no es una obra de Dios sino de un empresario) debe tener alguna explicación lógica. Como alguna explicación se debería ofrecer por parte de la santa universidad para impartir titulaciones deportivas sin disponer de las instalaciones mínimas donde desarrollar sus planes de estudios al respecto. La incógnita se resuelve pronto. ¿Para qué gastar dinero en construir infraestructuras si ya existen y el Ayuntamiento de Murcia las pone a disposición de nuestros intereses? Y esto es lo que ha ocurrido.

En este mismo diario se publicaba la noticia del Convenio plurianual entre el Ayuntamiento de Murcia y la Universidad Católica San Antonio por el cual la santa sede universitaria se hacía con el uso de una serie de instalaciones públicas para actividades propias de la docencia, competiciones internas y participación de sus equipos en competiciones oficiales. Todo ello entre las temporadas 13/14 y 18/19. Es decir, el señor Cascales comprometía al actual Consistorio y al que salga tras las próximas elecciones de mayo de 2015. Todo atado y bien atado.

La UCAM asume en virtud de este Convenio la obligación de abonar una cantidad "no inferior a 100.000 euros", para el desarrollo del deporte base en Murcia. Es decir, unos 11.000 euros al año por ocupar 9 instalaciones públicas. ¿Cuánto le cuesta al Ayuntamiento el mantenimiento de esas instalaciones? A ver si lo pregunto mañana. Además, ese Convenio se revisa "al inicio de cada temporada", y en su caso, "se adaptará a las nuevas necesidades de la Universidad el número de espacios deportivos" ocupados en las distintas instalaciones públicas.

¿Se pueden poner más facilidades al negocio privado? ¿Alguien de ustedes tiene un amigo necesitado de locales o terrenos para mejorar su negocio? Hable con Cascales.

Y este año no podía faltar un paso más. El señor Mendoza tuvo a bien anunciar que su equipo de fútbol iba a gestionar en exclusiva el uso del estadio municipal La Condomina en virtud de un acuerdo con el Ayuntamiento, cuyo texto desconocemos a día de hoy y que se inició como una simple y habitual "cesión de uso". El concejal de Deportes y el alcalde anduvieron extrañamente en silencio ante tan magno acontecimiento ¿Alguien da más?

En ambas acciones el común denominador es la carencia de concurso público, de publicidad de la oferta de acceso a esas instalaciones, de concurrencia transparente. Todo está basado en el acuerdo previo, en las condiciones pactadas entre los interesados, en la campaña a favor de parte. ¿Alguien quiso utilizar La Condomina antes que monseñor Mendoza? ¿La UMU tuvo opción de solicitar instalaciones para sus equipos y actividades docentes?

Es la historia más rancia de la Murcia gobernada por los de siempre, por los haraganes sin más objeto que tomar el aperitivo gratis y contemplar su obra, cual Pigmalión. El poder para desembolsar dinero público en los negocios privados.

En mayo próximo, si no antes, la puerta volverá a girar para colocar a otro caradura.

Artículo publicado el 4 de diciembre de 2014 en El Pajarito.

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios